Mediatelecom

Publicado en | 0 comentarios


Mediatelecom

Grupo Mediatelecom cumple cuatro años. Ha sido un periodo en el cual se ha consolidado como una de las empresas consultoras y agencias noticiosas multimedia más importantes en la cobertura informativa y el análisis estratégico de las telecomunicaciones, la Internet y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la región de América Latina. Surgimos en uno de los momentos más apasionantes de la industria de las telecomunicaciones y el desarrollo tecnológico a nivel mundial. Los paradigmas tradicionales del sector se están transformando y uno de los más evidentes es el uso y apropiación de las nuevas tecnologías por parte de los usuarios. La ideología transhumanista nos lleva al necesario análisis del papel que tienen las tecnologías tanto en la valoración y desarrollo del potencial humano como en sus implicaciones psicológicas, sociológicas y ecológicas con objeto de preservar su propia identidad.

La reflexión que hemos emprendido en estos primeros cuatro años y el acelerado desarrollo tecnológico ligado la digitalización, la conectividad, la convergencia y los nuevos servicios avanzados de telecomunicaciones (en especial la banda ancha), nos ha llevado a atender en esta nueva fase de Grupo Mediatelecom la necesidad de implementar el Centro de Estudios de Cultura Digital Mediatelecom (Cecudim), orientado al análisis y la reflexión sobre el impacto de la tecnología en la sociedad y la cultura a nivel global y, en especial, en la región iberoamericana. Ahora se trata de pensar ya no sólo en los modelos de negocio de las empresas, la regulación y las políticas públicas de los gobiernos sino prioritariamente en las personas y su relación psicológica, sociológica, cultural y ecológica con las tecnologías que han ido surgiendo.

Como sabemos, muchos son los efectos generados por el desarrollo tecnológico en los hábitos de consumo y en los códigos de conducta de los diversos grupos que conforman la sociedad, al grado de que han transformado la forma como nos relacionamos con los demás y con las propias tecnologías. Algunos de estos efectos ya habían comenzado a manifestarse en sociedades avanzadas con elevados grados de equipamiento tecnológico y conectividad, conformadoras de una tecnocultura compleja desbordada de implicaciones sociales. Estos mismos efectos ya comienzan a sentirse y a manifestarse en nuestra región iberoamericana, como consecuencia de una mayor penetración de tecnologías y servicios, pero sin que instancias privadas o públicas se hayan preocupado por su detección y análisis, así como en focalizar políticas públicas y programas para su atención pública.

Por el resultado de diversos análisis sabemos que vivimos en una sociedad en la cual la tecnoestructura mundial ha desarrollado un determinado modelo económico, político, tecnológico e incluso ideológico, en el que pareciera que ya no nos quieren juntos sino conectados, como apunta el especialista colombiano-español en medios de comunicación, Jesús Martín-Barbero.

La reducción del espacio y la aceleración del tiempo, características de la transmodernidad en que vivimos, nos hacen cada vez más dependientes de la tecnología, sin tomarnos el tiempo para cuestionarnos los alcances de esa relación porque las tecnologías se han tornado cotidianas y, por momentos, indispensables para desempeñar un conjunto cada vez más amplio y ubicuo de actividades diarias.

Las diferentes generaciones del siglo XX y la primera del siglo XXI son testigos de lo determinante que ha sido la condición tecnológica en el desarrollo de sus respectivas biografías, debido a que nunca había sido tan intensa, omnipresente y ubicua como en el presente. Esta es una de las razones por las que surgió la iniciativa de crear el Centro de Estudios de Cultura Digital Mediatelecom: analizar la condición tecnológica y sus efectos en la sociedad en la que vivimos.

Con base en un análisis retrospectivo, cuyos puntos de partida son la tímida o acelerada apropiación social de la tecnología, registraremos y analizaremos la forma como ha marcado a las diversas generaciones del siglo XX –la Generación del silencio que vivió la etapa histórica de la postguerra; los denominados Baby Boomers de los años sesenta y setenta, la Generación X de los años ochenta y la Generación Y de la siguiente década–hasta llegar a los Milenials de los primeros años del presente siglo.

Las líneas de investigación serán las siguientes:

El Centro de Estudios de Cultura Digital Mediatelecom analizará la forma como el avance tecnológico ha venido dotando a estas generaciones de una comunicación e interacción tecnológica cada vez más rica, pero humanamente más pobre, como señala el especialista camerunés Dominique Wolton. En todo caso, conviene mirar no sólo hacia las sociedades avanzadas que las han procreado, sino a los grupos humanos en Iberoamérica, para analizar las especificaciones propias del avance tecnológico en nuestras sociedades, siempre tan distantes de otras realidades más avanzadas, pero no por ello menos interesantes para el análisis, el estudio y la reflexión.

En ese sentido, la primera línea de investigación está centrada en los efectos de la economía política de la comunicación y la cultura, a través de un análisis de la denominada “cultura de nuevo tipo”, llamada también “cultura clónica”; ese proceso de repetición ritualizada de un abanico ilimitado de fórmulas comerciales que propicia transformaciones en las programaciones de las industrias culturales. Los temas que se abordarán en esta línea serán el origen y desarrollo de la reprocultura por industria, los marcatenientes del siglo XXI y la economía del mindware.

Una segunda línea de investigación es el análisis de las nuevas formas de producción en el entorno digital. Esto es, el estudio del desarrollo tecnológico que va del hardware al software y de éste al mindware hasta llegar al orgware y la forma como impacta en nuestros códigos de conducta y hábitos de consumo. Algunos temas de análisis serán la condición tecnológica, el taylorismo digital, los paradigmas del renacimiento digital, la simbiosis del ser humano en el siglo XXI, los dilemas de la obsolescencia programada y la industria cultural de los autores marca.

Una tercera línea de investigación es el estudio de los efectos sociales de la conectividad y la digitalización. Parte del análisis de la existencia en el mercado de diversos formatos y lenguajes de textos escritos, audio, foros, fotos y ese agudo y vertiginoso traslado de los medios tradicionales anteriormente anclados a ritmos temporales, que ha desembocado en una actualización digital a tiempo real, que van modificando nuestros hábitos de consumo y códigos de conducta.

Asimismo, van generando en la sociedad un aligeramiento efectista debido a las nuevas formas de escritura y lectura conocidas como soft writingsoft reading por softnews y el infoteiment. La velocidad ha incrementado exponencialmente la disposición de información, pero también ha hecho cada vez más difícil su manejo, resguardo y adecuada utilización. Vivimos en la  sobreabundancia informativa y en una acelerada búsqueda y localización de información, marcada por los denominados motores de búsqueda que nos permiten almacenar cada vez más información en una nube, pero que nos impide al mismo tiempo retener cada vez menos información en nuestra memoria humana.    

Los principales temas para investigar serán el transhumanismo, la singularidad tecnológica, la neomanía, la nomofobia, la crisis de atención y la pérdida de las secuencias conversacionales, la infoxicación, la endocolonización tecnológica y la cultura cyborg, la adultoscencia y la tecnología y la modificación de las biografías.

La cuarta línea está orientada al análisis de la tecnosocialidad en el desarrollo de los  hemisferios. Esto es, el estudio de ese corto circuito generado entre escuela, televisión, lectura y entretenimiento audiovisual que a menudo revive la visión antagónica entre cultura letrada y tecnologías digitales. De cómo en el desarrollo de la educación, de las industrias editoriales y audiovisuales, terminó con el orden ilustrado que separaba la escritura de las imágenes, la educación del entretenimiento y la información de la comunicación. Los temas en esta línea de investigación serán el insomnio digital, el zapping actitudinal, la demencia digital y una zona Wifi para alumnijos.

Finalmente, la quinta línea de investigación atenderá el estudio de la Administración Pública de la Cultura (APC) en un entorno digital. Consideramos que es difícil saber si la cultura seguirá sirviendo a la reproducción social, o más bien a la producción inventiva del mundo tecnológico, regido por la articulación RAM, gestora de interacciones recíprocas de códigos. Esto en el terreno de la APC es determinante, pues no sólo introduce nuevos términos al campo de estudio, sino también nuevas formas de gestión, pues los destinatarios son en la actualidad ya no sólo ciudadanos, sino usuarios y consumidores. Abordaremos los temas sobre la necesidad del impulso de agendas digitales, de las Comisiones de Banda Ancha y de las políticas digitales para la cultura.

En conclusión, podemos decir que la simbiosis del ser humano del siglo XXI ya no es con la naturaleza como lo fue durante los siglos anteriores, en particular el siglo XX. Hoy esa simbiosis es con la tecnología y eso hace indispensable un análisis profundo del tipo de relación más conveniente con ella. Consideramos necesario reflexionar sobre la visión de un futuro común, entre un futuro posthumano y un futuro sostenible. 

El análisis de estas líneas de investigación será publicado a través de artículos especializados en el portal www.mediatelecom.com.mx.  Asimismo, se llevarán a cabo diversos talleres de capacitación y reflexión sobre estos temas.

Los trabajos del Centro de Estudios de Cultura Digital Mediatelecom serán coordinados por el maestro Carlos Lara, catedrático, analista y ensayista de la comunicación y la cultura.

Por todo lo anterior, para Grupo Mediatelecom es un nuevo reto ofrecer el análisis y desarrollo de los temas que vinculan la tecnología con la sociedad con objeto de identificar los procesos psicológicos, sociológicos y ecológicos que está generando la condición y singularidad  tecnológica, para vislumbrar así las rutas en las cuales el ser humano pueda vivir en armonía con la naturaleza y con las tecnologías sin que se afecte o limite su propia identidad y potencialidad humana.

 

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *