01. UNA COLECCION MUY SINGULAR: EL «TESORO DEL DELFÍN» DEL MUSEO DEL PRADO

01. UNA COLECCIÓN MUY SINGULAR: EL «TESORO DEL DELFÍN» DEL MUSEO DEL PRADO

Una de las colecciones más espectaculares del Prado es la conocida como Tesoro del Delfín, denominada así por haber pertenecido al Gran Delfín Luis, hijo de Luis XIV de Francia, y padre del rey Felipe V (1683-1746). El Tesoro llegó a España a la muerte del Delfín, en calidad de herencia paterna del primer monarca español de la casa de Borbón. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, guardados en sus cajas, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1778 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrieron en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva

El conjunto lo componen más de ciento veinte piezas de los siglos XVI y XVII. Se trata en su mayor parte de vasos destinados a manjares líquidos y sólidos -sobre todo para dulces o frutas confitadas-, cuya función debió ser decorativa en una amplia proporción, y de la que mostramos algunas de sus piezas más singulares. Las piezas que más llaman la atención son las de piedras duras, las más numerosas ágatas y jaspes, pero también de jade, lapislázuli y turquesa. De entre todas ellas sobresalen el Salero de ónice con sirena de oro, obra maestra de la orfebrería francesa del siglo XVI, El vaso de lapislázuli con dragones de esmalte y El barquillo con dragón. En cuanto a la colección de cristal de roca, las tallas forman los más diversos motivos, desde el simple arabesco hasta escenas de la Biblia. Piezas capitales son la Fuente de los doce césares, el Vaso de la vendimia, el Vaso de la montería, el Vaso de Moisés y la Copa de las Cuatro Estaciones. Completan la colección una serie de cofres y copas guarnecidas con camafeos y varios camafeos sueltos, entre los que se encuentran los retratos de Richelieu y de Enrique IV.

ARBETETA Leticia, El Tesoro del Delfín. Catálogo razonado. Museo Nacional del Prado. Madrid, 2001 [estudio amplio y detallado de cada una de las piezas que conforman hoy día la colección]
https://www.museodelprado.es/coleccion/artes-decorativas/tesoro-del-delfin/ [textos e imágenes]