Francisco de Alfaro. La “custodia chica”. Catedral de Sevilla. Sevilla, 1601. 127 cm sin peana

Francisco de Alfaro. La “custodia chica”. Catedral de Sevilla. Sevilla, 1601.

4.

Se compone de un basamento, dos cuerpos de planta circular, y un remate en forma de templete.
“La pieza […] contrasta con la custodia de Arfe realizada unos veinte años antes […] Las custodias de Alfaro […] muestran un estilo más avanzado. Alfaro conoce perfectamente los órdenes arquitectónicos y juega con ellos como un verdadero arquitecto, utilizando columnas, frontones, frisos, etc., todo con una gran armonía, y además coloca a la escultura en su sitio justo, de tal manera que no ensombrezca el marco” (M. J. Sanz).