Francisco Becerril. Custodia de la catedral de Cuenca, 1537. 85 x 33 cm

Francisco Becerril. Custodia de la catedral de Cuenca, 1537.

2

Otro de los artífices plenamente renacentista es el conquense Francisco Becerril (+1573). En 1528 inició la gran custodia de asiento de la catedral de Cuenca, destruida por los franceses en 1808 y de la que solamente subsisten cinco estatuillas –de las muchas que la adornaban– en el Museo Victoria & Alberto de Londres, las cuales muestran coincidencias en lo figurativo con el escultor Alonso Berruguete [Fig. 3].
En 1537 debió estar terminada la de Villaescusa de Haro (hoy en la catedral de Cuenca), la primera turriforme del Renacimiento. Consta de tres cuerpos y de cuatro “torrecillas” salientes en las esquina con soportes abalaustrados.