Arquetas mudéjares

25.

Arriba izq. Arqueta. Nogal y hueso, comienzos del s. XVI.
Frontal decorado con estrellas de doce puntas. Interior y exterior de la tapa adornados con un rosetón central y cuatro tangentes en las esquinas.
Arriba der. Arqueta de madera de nogal, con taracea de hueso. Siglo XVII.
Abajo der. Arqueta. Cedro, ébano y hueso. Fines del siglo XV.

Estas arquetas, de tradición hispano-musulmana, realizadas por carpinteros moriscos o mudéjares, tendrán una larga vigencia hasta bien entrado el siglo XVI (de hecho, la mayoría de las conservadas se fechan en la primera mitad de este siglo). Suelen ser rectangulares (40-50 cm. y una altura de 30), de nogal y con cubierta plana. El interior suele ir con compartimentos en el frente y a los lados provistos de tapa y pequeños cajoncillos. La ornamentación es de motivos de tradición andalusí: de lazo, constituido por cintas que se entrecruzan formando polígonos y estrellas; simples formas geométricas planas, como los círculos con pétalos en el interior y los ajedrezados, y decoración, por último, vegetal estilizada, todos de gran cromatismo y variedad, que compartimentan totalmente la superficie decorada. Estos temas se hacen con la técnica de la taracea, por lo general del tipo granadino (siempre en paneles encolados, no embutidos).