Arca de novia (caixa de núvia). Museo de Vic (65 x 135 x 60 cms). 1530-1540.

19.

Una de las novedades españolas en el mueble gótico la constituyen las arcas catalanas o de “de novia” (caixa de núvia) , que se regala a la novia y que contiene la dote. Las más conocidas son las que se fabricaron en Levante, especialmente en Cataluña y Baleares, desde el siglo XV. La decoración va cambiando con los estilos, pero su estructura se mantiene en lo fundamental sin grandes cambios: la tapa superior está formada por un tablero liso decorado en su cara interior con pinturas –la tapa está pensada para estar siempre levantada¬– (escenas religiosas relacionadas con la Virgen –es frecuente el tema de la Anunciación– o con los santos patronos de los novios), protegiéndose el contenido con otra tapa no ligada a la estructura, que no suele conservarse; el panel derecho es una puerta que da acceso a tres cajones, que corren por unas ranuras laterales (el cuarto es sólo el frente de un compartimiento practicable por la parte superior). Los paneles están separados por un montante vertical central con un motivo de tracería (en los renacentistas con grutescos o taraceas). El adorno de talla aplicada y la policromía cubren igualmente los frentes de los cajones y el interior de las puertas. En los laterales suelen aparecer los escudos de los novios. y en algunos ejemplares, en el interior de la puerta figuran los retratos de los desposados.

En este ejemplar los temas de la tapa son el de Sta. Ana, la Virgen y el Niño y San Onofre, lo que hace suponer que los novios se llamaran Onofre y Ana. Del retrato de la apareja destaca que el novio vista a lo morisco, con turbante y grueso bigote. En el frente principal, escudos heráldico de la familia del futuro matrimonio.