La ornamentación (1 de 2)

7.

Los motivos decorativos son, al igual que los más frecuentes realizados en plata, los de tracerías con dibujos geométricos o arquitectónicos, bien calados –sobre maderas blandas que luego se encolaban a los fondos de los paneles– o tallados (tracerías ciegas) realizados con la gubia. Las tracerías podían ser del mismo color que el resto del mueble, o ir pintadas o doradas. En las piezas de más calidad aparecen talladas y pintadas figuras e imágenes religiosas, animales, temas vegetales y asuntos heráldicos. Un motivo que alcanzó un éxito y una difusión muy notables desde finales del siglo XV fue el de la talla de plegados (también de pergaminos), que imita los pliegues de paños, procedente de los Países Bajos y que se usó en la decoración de los paneles de arcas, bancos y armarios y puertas.