Enrique de Arfe. Custodia de asiento de la catedral de Toledo Plata dorada, 1515-1524

71.

Esta, al igual que la de Córdoba, responde al tipo de torre piramidal continua, transparente y diáfana para mostrar la Sagrada Forma a los fieles e iniciada por Enrique de Arfe a fines del siglo XV.
De sus esquinas arrancan pilares con los correspondientes contrafuertes y con arcos entre ellos, formándose el cuerpo principal, que se cubre con bóveda de crucería. Estructuras similares constituyen los cuerpos superiores. El basamento se adorna con relieves y por toda la custodia se reparten decenas de estatuillas, muchas de ellas escondidas a simple vista, todas distintas y hechas con suma minuciosidad y gran realismo.
La concepción general y los elementos arquitectónicos y escultóricos son claramente góticos, pero en la de Toledo, más estilizada y aérea que la cordobesa, Arfe introduce motivos renacentistas en las escenas y adornos del basamento.