1. Cáliz. Hacia 1620. Plata dorada y esmaltes. Primer Barroco.

Cáliz. Hacia 1620.

1

Presenta subcopa adornada con cuatro botones elípticos de esmalte alternando con resaltes o costillas con volutas. El astil se compone de un cuerpo troncocónico en sus inicios (1), de un nudo en forma de jarrón con gruesa arandela encima (2) decorado con esmaltes y de un gollete cilíndrico en la parte inferior antes del pie (3). Éste es circular y de tres alturas (4), ornamentada la central con resaltes pareados y botones de esmalte enmarcados por cartelas incisas y adornos picados de lustre.
Este cáliz, similar a otros muchos del siglo XVII, es característico del Primer Barroco. El origen del estilo se sitúa en la Corte, desde donde se difunde a los demás centros plateros de la península. Sus rasgos distintivos son la tendencia a la geometrización y el sentido arquitectónico de las piezas así como al empleo casi exclusivo de esmaltes, cuya policromía contrasta con el dorado del fondo. Son varias las piezas que repiten un diseño muy similar (cálices, custodias, copones, etc.) en el que destacan la pieza troncocónica que inicia el astil (1), el nudo en forma de jarrón (2) y el cuerpo cilíndrico (gollete, 3) antes del pie.
La uniformidad del estilo y la repetición de los tipos y adornos durante gran parte del siglo dificultan fechar las obras con exactitud, aunque nunca son anteriores a 1620 ni posteriores a 1680-1690.