Técnicas y motivos decorativos: los esmaltes

3.

3

La platería española del siglo XVII adornó las piezas casi exclusivamente con esmaltes, mezcla de vidrio y sustancias colorantes (óxidos metálicos: hierro [rojo], cobalto [azul], cobre [verde], etc.); la pasta se obtiene por fusión en el horno, adquiriendo, al enfriarse, una gran consistencia y un aspecto opaco o transparente. El esmalte se disponía en pequeños botones ovales o en formas geométricas adornados en su interior con tabiques soldados formando dibujos que destacaban sobre el fondo esmaltado. Estos tabiques (esmalte tabicado) impedían que se mezclaran esmaltes de distintos colores. Otra variante es el esmalte pintado. Se pinta sobre una superficie esmaltada con colores que se fijan al fuego (más propio de fines del XVII y de la joyería del XVIII).