Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

Viena. Belvedere

El príncipe Eugenio de Saboya, vencedor de los turcos en 1697, inició la construcción del conjunto del Belvedere como residencia de verano en 1700 sobre un terreno adquirido al sur de las murallas de Viena. La realización de los jardines fue dirigida por Dominique Girard, alumno de Le Notre, recibiendo la ayuda de Anton Zinner. El terreno con forma rectangular y ligeramente inclinado fue dividido en terrazas, disponiendo dos palacetes en la parte superior e inferior, que por esa razón se denominaron Belvedere Superior y Belvedere Inferior. Su autor fue el arquitecto J. Lucas von Hildebrandt, que se había formado en Roma junto a Carlo Fontana. En un principio se decidió construir únicamente el Belvedere Inferior como un pequeño palacio familiar, formado por un cuerpo central sobresaliente y dos alas laterales. Con posterioridad el príncipe emprendió la construcción del Belvedere Superior en lo alto de la colina con la intención de dedicarlo a fiestas y recepciones. Ambos palacios son situados respectivamente de manera simétrica y están unidos por un jardín de estilo francés ordenado en tres terrazas. Un eje central axial une las fachadas de los dos palacios y pasa por el centro de los jardines, disponiéndose en el centro de las escalinatas que salvan las terrazas dos cascadas. Las dos terrazas superiores poseen parterres de césped con fuentes ubicadas en el centro, mientras que la terraza inferior está ocupada por bosquetes. Delante del Belvedere Inferior hay dos fuentes con figuras de náyades, a las que se atribuía en la Antigüedad una función vivificante. En el eje de los bosquetes se han colocado cuatro esculturas, que representan a musas. La Cascada Inferior está formada por un muro de piedra adornado con pilastras con las figuras de dos tritones y dos nereidas en el centro. El agua brota de la boca de cinco máscaras, mientras que el muro está coronado con jarrones y tutti. La Cascada Superior está formada por una gran masa de agua, que se precipita sobre cinco escalones curvados y esculturas ubicadas en la parte superior. De forma paralela al eje central se crean dos ejes laterales, que unen los pabellones laterales de los dos palacios. Estos dos ejes secundarios están también adornados con esculturas, que representan a la vida rural y simbolizan a las cuatro estaciones bajo la forma de los meses del año. En el lado norte del Belvedere Superior hay varias esculturas de esfinges, mientras que en el lado sur hay un pequeño jardín formado por un estanque elíptico rodeado por cuatro parterres de césped. Delante del palacio hay dos esfinges y dos caballos refrenados por sendos palafreneros, que se inspiran en los realizados por Coysevox para el palacio de Marly. En un lado de este jardín se halla el acceso principal del conjunto, formado por tres puertas de hierro forjado rematadas por coronas y sujetas a muros de obra almohadillados, adornados con jarrones, puttis y dos escudos sostenidos por leones heráldicos. BIBLIOGRAFÍA FILIPOVSKY, Kart (1976), Palazzo Belvedere. Guida del palazzo e del giardino, Viena. VALDINI, Anna (1997), Viena, Florencia, Casa Editrici Bonechi.