Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

Queluz. Palacio Nacional de Queluz

Ubicado a 12 kilómetros de Lisboa, en la ruta hacia Sintra, el Palacio de Queluz fue mandado construir por el rey don Pedro III (1717-1786), al que la quinta pertenecía en calidad de señor de la Casa del Infantado. Se trataba de un cazadero real, al que los monarcas portugueses acudían en verano. Es don Pedro III, como Infante y Príncipe de Brasil, el que, tras su matrimonio en 1760 con la Princesa María que le daría derecho al trono, llevaría a cabo una serie de obras en el edificio, que le van a dar la envergadura de un palacio real. La Real Quinta de Queluz, que originalmente agrupaba diversas fincas, se halla hoy reducida al espacio que ocupan los palacios y los jardines circundantes, que se extienden por una superficie de quince hectáreas. Los espacios ajardinados están formados en la actualidad por los Jardines Superiores y el parque. Jardines Superiores> Los Jardines Superiores fueron diseñados por el arquitecto francés Jean Baptiste Robillion (+1782), siguiendo los modelos geométricos del jardín barroco francés. Están formados por el Jardín de Malta y el Jardín Pensil y separados entre ellos y del resto de parque por medio de balaustradas. Los dos jardines tienen planta rectangular y una estructura geométrica de setos de bojes con fuentes en el centro de pequeñas plazoletas, que cumplen el papel de encrucijadas. Los jardines están adornados con esculturas y jarrones de mármol provenientes en su mayoría de Italia y con grupos escultóricos de plomo del taller londinense de John Cheere. Las esculturas no forman un programa iconográfico coherente, habiéndose colocado en el jardín a lo largo de un extenso periodo de tiempo. No obstante se observa un predominio de los temas relacionados con el agua –Neptuno, Anfítrite, tritones, sirenas, peces- con la naturaleza –Diana, Flora, Ceres, Baco, alegorías de las estaciones- grandes dioses, alegorías de las artes, figuras de la comedia del arte, etc. Jardín de Malta o Jardín de los Azereiros Situado frente a las fachadas del salón del Trono y de la Música, lleva esta denominación por la Orden de Malta, de la que el rey don Pedro III era Gran Maestre. También se llama de los Azereiros, porque en 1758 se trajeron de Amsterdan 1450 árboles para ser plantados en los jardines y en el bosque. Ocupa el espacio, donde originalmente se situaba el Estanque de los Arciprestes, que tenía en su centro una figura masculina sosteniendo una cornucopia, que arrojaba agua a gran altura. Este estanque fue destruido en 1758 y sustituido por el actual jardín, que tiene en su centro una fuente con un surtidor en su centro, formado por tres niños subidos sobre un delfín y cuatro esculturas de mármol blanco a su alrededor, que representan a las artes: la Música, la Pintura, la Escultura y la Arquitectura. A los lados de la puerta del Salón del Trono hay dos esculturas de mármol, que representan a Ceres y a Flora, y sobre la balaustrada seis grupos escultóricos con escenas infantiles realizadas en mármol blanco por talleres italianos en el tercer cuarto del siglo XVIII. Jardín Pensil, Jardín Nuevo o Jardín de Neptuno Se llama Jardín Pensil, porque está construido sobre un depósito, que recoge el sobrante de las aguas de las fuentes, para luego ser distribuida en los jardines bajos. En 1758 se estaban trazando las canalizaciones del jardín. La compra de “un cordel para delinear el jardín” en 1765 nos indica que en esa fecha comenzaba a ser diseñado el parterre de boj, que se trajo tanto de la casa del Vizconde del Puente de Lima en el barrio lisboeta de Belém como de Holanda. En 1755 el jardinero holandés Van der Kolk tuvo a su cargo la plantación, siendo su auxiliar el jardinero Luis Simôes. En el eje central del jardín se hallan las dos fuentes más importantes decoradas con grupos escultóricos procedentes del taller londinense de John y Henry Cheere: la Fuente de Neptuno, próxima a la fachada de las Ceremonias, que está rodeada por seis esculturas de plomo, que representan a las cuatro estaciones y a figuras mitológicas, y la Fuente de Anfítrite. La Fuente de Anfítrite, también llamada Fuente de Nereida, representa a Tetis sentada sobre un delfín dentro de una concha de piedra en forma de barca y llevada por tritones, el Tajo, el Guadiana, niños y delfines. En los dos frentes del eje menor hay dos pequeñas fuentes con jarrones de plomo, que son vulgarmente denominadas Estanques de los Monos. Muchas de las esculturas y de las fuentes estaban pintadas con colores vivos o parcialmente doradas. Eje de Ceremonias: Pórtico de la Fama y Cascada Grande El Pórtico de los Caballeros, que con una balaustrada adornada con esculturas y jarrones separa los jardines superiores del parque y de la zona agrícola, representa a la Fama Heroica montada en Pegaso. Esta obra fue realizada por los escultores Manuel Alves y Felipe da Costa. El Pórtico se sitúa en el centro de unión de las avenidas del jardín, cuyos dos frentes son la fachada de las Ceremonias y la Gran Cascada. La Gran Cascada fue construida en la década de los setenta del siglo XVIII. Aparece revestida de piedra y rocas procedentes de Cascais. La Cascada está coronada con esculturas de plomo y de mármol. El agua, que surtía a la Cascada y a otras fuentes, provenía del Estanque del Miradouro, situado extramuros, y era conducida a través del Acueducto de Ponte Pedrinha. El sobrante del agua de las fuentes de los jardines superiores se recogía en una cisterna abovedada existente bajo el Jardín Pensil, desde donde se distribuía a los jardines inferiores. Frente al muro de soporte del Jardín Pensil se hallaba el Jardín del Laberinto, del cual hoy sólo se conserva su trazado en un plano de mediados del siglo XVIII, que se encuentra en la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro. Canal de Azulejos Con una longitud de 115 metros se halla al final del parque y está constituido por un gran estanque de agua, conocido originalmente como Fuente Grande o Canal de Azulejos por estar revestido interior y exteriormente por paneles de azulejos en azul y blanco, que componen en sus muros interiores una gran diversidad de escenas de puertos de mar, desembarcos, torres, castillos y paisajes, inspirados en grabados. En la zona exterior los azulejos, que revisten las barandas con bancos, representan escenas galantes, palaciegas y temas de caza, también inspiradas en grabados. En la parte central del canal aparecen las armas de las Casas de Braganza y de Orleans. En esta zona se encontraba originalmente la Casa del Lago, que estaba decorada con azulejos de temas chinescos, por lo que se llamaba Casa Chinesca. También se denominaba como Casa de la Música, porque en ella tocaban los músicos de cámara de la reina las tardes de verano, mientras la familia real paseaba en barco. En esta zona se situaban igualmente la Barraca Rica, que era un pabellón de madera, que servía de descanso a la familia real, así como viveros y pajareras. Antes de la partida de la familia real para Brasil, vivían en las numerosas fuentes y estanques de Queluz 183 cisnes blancos y negros, así como un gran número de animales salvajes: búfalos, corzos, gamos, venados, carneros, cabras de Angola, dos leones, dos tigres y algunos macacos, distribuidos por el resto del parque como testimonio del gusto por lo exótico. Alameda de la Fuente de las Medallas En la zona norte del parque, donde se hallaba el eje principal de los jardines del Palacio de los Marqueses de Castelo Rodrigo, se encuentra la alameda más larga de Queluz. Se inicia en la plazoleta dominada por un grupo escultórico de plomo, que originalmente se encontraba sobre la fachada del Salón del Trono y que representa a Sansón matando a un Filisteo. Se trata de una interpretación de John Cheere de la obra original de Giovanni Bologna, ubicada en el Museo Victoria and Albert de Londres. A lo largo del eje se sitúan varias rotondas, donde convergen diversos ejes secundarios. En la primera se halla la Fuente de las Medallas, diseñada por Robillion en 1764. A los lados se ubican las estatuas de Diana y Adonis. Más arriba, dominando una amplia perspectiva, se encuentra la Fuente de Neptuno rodeada por tritones. Es una obra de Ercole Ferrata (1610-1686), discípulo y colaborador de Gian Lorenzo Bernini. Inicialmente se encontraba en el Palacio de la Anunciada, siendo trasladada a este lugar en 1945. BIBLIOGRAFÍA FERRO, Maria Inês, Queluz. O palácio e os jardins, London, Scala Books, 1997.