Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

Praga. Jardín Real

HISTORIA Hacia finales del siglo IX los príncipes de Bohemia empezaron a plantar árboles y zonas verdes en torno al castillo de Praga. Con posterioridad se plantaron viñedos. No es hasta 1534, cuando el primer jardín formal de estilo renacentista fue establecido en estos terrenos por Fernando I (1526-64) el primero de los Habsburgo, que fue elegido rey de Bohemia. Los trabajos en el Jardín Real continuaron con Fernando del Tyrol, y los emperadores Maximiliano I y Rodolfo II, que trasladó su corte a Praga. En el siglo XVII apareció en esta zona el primer parque público de Praga. Cuando en 1918 Tomas Garigue Masaryk seleccionó el Castillo de Praga como sede del gobierno después de la creación de Checoslovaquia, decidió devolver a este antiguo lugar su primitivo aspecto, prestando atención no solo a los edificios sino también a los patios y a los jardines. La renovación comenzó en 1930 en el sector sur del castillo, donde se hallaban el Jardín del Paraíso y el Jardín de la Muralla. En 1925 se adquirió el terreno ubicado al noroeste del castillo. Un nuevo jardín fue plantado en 1932 en la zona del baluarte. En 1950 se creó el Jardín de la terraza de la Escuela de Equitación. En 1960 se incorporó al Castillo de Praga el Jardín del Palacio de Hartig, cuyos orígenes datan del siglo XVI. En la actualidad las zonas verdes ocupan más de 34 hectáreas. En la Semana Santa del año 1990 el presidente Václav Havel ordenó la apertura de los jardines al público. EL JARDÍN REAL La joya entre los jardines del Castillo de Praga es el Jardín Real.Durante siglos hubo un espacio cerrado próximo a la vivienda del soberano o del Presidente de la República. Cada época ha dejado su huella en el jardín: el Renacimiento en el Giardinetto, el Barroco en los parterres con sus ornamentos florales, y el Jardín Paisajista en los árboles y arbustos, que crecieron libremente sobre el césped. En la actualidad el Jardín Real tiene la forma de un rectángulo alargado, situado entre la entrada por una puerta enrejada y el Giardinetto. Un terreno en suave declive y organizado en tres terrazas ocupa la superficie de un jardín organizado de formal y paisajista, donde se suceden los bosquetes, las praderas y los parterres adornados con flores, esculturas y edificios conectados por caminos sinuosos. El recorrido por el jardín se inicia por una avenida recta de castaños, que finaliza en el parterre superior, en cuyos frentes hay dos edificios: la Residencia del Jardín y el Pabellón del León. El Pabellón del León con su fachada renacentista mirando al jardín remonta sus orígenes a la época de Fernando I, aunque en 1994 fue reconstruido por el arquitecto Josef Pleskot. Este edificio acogía la gran colección de animales salvajes de los monarcas, siguiendo la costumbre de los reyes europeos del Renacimiento y del Barroco. La Residencia del Jardín fue la vivienda del presidente hasta 1950. Originalmente hubo aquí un edificio de cristal construido en 1730 por el arquitecto real Filian Ignac Dientzenhofer. En 1757 fue casi enteramente destruido por los prusianos, y a finales del siglo XVIII su sección central fue convertida en un pequeño belvedere por el arquitecto Antonin Haffenecker. La ruta continua hacia las zonas inferiores pasando por una balaustrada coronada por puttis, que juegan con leones, obra del escultor Matyas Bernard Braun. En la zona central del jardín, conocida como la Central Platz, se halla la Fuente de Hércules, realizada en 1670 por Jiri Bendl. La fuente está presidida por el grupo en piedra de Hércules luchando contra la Hydra. A su derecha se halla la fachada decorada con temas renacentistas de la Ball Court, diseñado originalmente por el arquitecto Bonifaz Wolmut en 1567. Delante de su fachada se halla la escultura que representa a la Noche, realizada con anterioridad al año 1757 por el escultor Matyas Bernard Braun. La decoración de la fachada, realizada en grafito, representa figuras alegóricas de las ciencias, las virtudes y los elementos. Durante la restauración llevada a cabo en 1952 una sección de la decoración fue dañada, por lo que fue reemplazada por una alegoría de la industria con el símbolo del Plan Quinquenal. El edificio fue el único monumento del Castillo de Praga que fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que hubo de ser enteramente reconstruido. El sector del jardín situado entre esta zona y el Giardinetto es la más influida por el estilo paisajista, destacando las especies de hayas, arces, tilos, sicamoros, magnolios, etc. Tres caminos ondulantes conducen hacia la Residencia Real de Verano. Desde aquí se pueden observar hermosas perspectivas de las murallas del castillo y de la catedral de San Vito. A la derecha de esta zona se halla el Invernadero construido en 1999 por el arquitecto Eva Jiricna con la más moderna tecnología, que dirige su funcionamiento de forma automática. La terraza inferior está ocupada por la Residencia Real de Verano con su pequeño jardín delantero o Giardinetto. El Giardinetto tenía la forma de un laberinto en la época renacentista, formando parte inseparable de los jardines más importantes del momento. En el centro se halla la Fuente Cantante, diseñada por el pintor Francisco Terzio y fundida por el escultor Tomas Jaros. La fuente fue situada en este lugar en 1573. La caída del agua a través de las tres tazas origina un sonido musical que da nombre a la fuente. A su alrededor hay cuadros de césped y de setos con un trazado reticular. En su frente se halla el Palacio Real o de la Reina Ana. Fue comenzado por un maestro italiano en 1538 con un diseño del artista Paolo della Stella y terminado en 1560 por el arquitecto real Bonifaz Wolmut. Consta de dos plantas: una primera adornada en con una amplia logia o galería de arcos, y una segunda cubierta por un tejado curvo y metálico, cuyo frente, adornado con hornacinas y balcones alternados, tiene delante una terraza para poder contemplar el jardín. Los arcos están decorados con relieves, que representan temas filosóficos e históricos de la Antigüedad. Uno de ellos representa a Fernando I y a la reina Ana, que expresan la dedicación del palacio a la mujer del fundador del jardín. BIBLIOGRAFÍA STANKOVA, Jaroslava, STURSA, Jiri y VODERA, Svatopluk (1991), Praga, undici secoli di architettur, Praga, Casa Editrici PAV VAVROVA, Vera (2002), Prague Castle. Gardens and parks, Praga, Prague Castle Administration.