Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

París – Isla de Francia. Sceaux

En 1670 Jean-Baptiste Colbert, Ministro de Finanzas y segundo personaje del Estado después del rey, adquirió la propiedad de Sceaux, situada entre Paris y Versalles. Para la construcción del nuevo palacio y de los jardines llamó a los artistas más importantes, que habían trabajado en Versalles: Charles Le Brun, François Girardon, Antoine Coysevox, Jules Hardouin-Mansart, y André Le Notre, que trazará los jardines. Le Notre opta aquí por un trazado regular basado en la composición de dos ejes. El primero se origina en la Avenida de Olmos que viene de Orleans, atraviesa el palacio y discurre por el centro de los parterres, perdiéndose en el horizonte en el bosque de Chatenay. El segundo eje es perpendicular al primero: nace en la Avenida de Diana para acabar en el estanque del Octógono. En este plano clásico y riguroso el tratamiento del agua es uno de sus principales atractivos. Le Notre, jugando con las irregularidades del terreno, organiza las fuertes pendientes con cascadas de origen italiano. La Gran Cascada con sus diecisiete escalones de agua sucesivos es sin duda el conjunto más importante, que recuerda la existente en Saint-Cloud. El segundo aspecto importante de la época de Colbert es el programa iconográfico, realizado bajo la dirección de Le Brun. En la entrada a la propiedad dos esculturas encuadran la verja representando un dogo y un unicornio, que se encuentran en el escudo de armas de Colbert. Sobre el frontón del palacio había una representación de Minerva, diosa de la guerra y de la sabiduría y consejera de los dioses. El pabellón de la Aurora estaba coronado por el tema de la Aurora subida en un carro. La Aurora precede al sol, al igual que Colbert al rey. Otras muchas esculturas han desaparecido. Delante del palacio se situaban los parterres bordados, que destacaban sus decoraciones de color verde sobre la tierra coloreada con el fin de resaltarlos. Tras la muerte de Colbert su hijo, el marqués de Seignelay, continúa la ampliación y el mejoramiento del parque. En 1685 confía a Jules Hardouin-Mansart la construcción del edificio de la Orangerie, situado al lado del palacio. Este edificio estaba destinado a guardar en invierno los naranjos. El Gran Canal es obra también del marqués: una vía de agua con un kilómetro de agua, que parte del octógono y configura un gran eje transversal y paralelo al de la Cascada. En 1690 se construye la terraza situada en la cabecera del canal, deominada la Terrase des Pintades. El Gran Canal queda unido al octógono por el Canal de Seignelay. Este espacio recibió la decoración de copias de estatuas que el marqués había admirado en Italia. Hoy, estas obras están muy deterioradas. La zona delantera del palacio es reordenada por François Leclerc y Claude Desgots, sobrino de Le Notre. El estanque rectangular es sustituido por tres estanques redondos, rodeados por parteres adornados en las cuatro esquinas con las esculturas de las cuatro estaciones. Seignelay hace también trazar como prolongación de estos nuevos parterres y separados de ellos por una balaustrada un boulingrin extendiéndose hacia el plano de Chatenay y abriendo la perspectiva hasta el horizonte. Este largo tapiz verde recuerda al que Le Notre había diseñado en Vaux. Seignelay muere en 1690 y la propiedad queda sin propietario hasta que fue comprada por el duque de Maine, hijo mayor de Luis XIV y de Madame de Montespan. Sceaux se convierte entonces en el escenario de una vida mundana, animada por la duquesa de Maine, Ludovise, hija pequeña del Gran Condé. En esta época sólo se hacen el pabellón de la Menagerie, que supone la extensión de la propiedad, y el pabellón de la Faisanderie, construido entre el Gran Canal y el Octógono. Tras pasar por varios propietarios en 1794 fue declarado Bien Nacional. El jardín sufre un importante deterioro durante el siglo XIX. En 1798 es comprado por Jean François Hippolyte Lecomte, quien a comienzos del siglo XIX destruye el palacio y construye el actual. A finales de siglo la hija del entonces propietario, Hyppolyte Lecomte, se casa con un personaje de la aristocracia, Trevise, próximo a la monarquía restaurada. Los Trevise se esfuerzan en devolver al parque su aspecto inicial. En 1923 el Departamento del Sena adquiere la propiedad. Al año siguiente Nicolás Forestier, conservador de los parques y paseos de la villa de Paris, presenta un proyecto de reconstrucción, que no es aceptado. Más tarde Leon Azéma, diseñador de los jardines del Trocadero, elabora un proyecto que, respetando en parte las grandes líneas del parque del siglo XVII, se inspira en el estilo que había prevalecido desde la Gran Exposición de las Artes Decorativas, celebrada en 1925. La Cascada es un buen ejemplo. Se trata de una obra moderna diseñada con una estética cubista. Azema respeta los dos grandes ejes. Los grandes parterres son sustituidos por superficies planas, especialmente el llano de las cuatro estatuas. El pabellón de Hanovre, construido en 1757 en el Boulevard de los Italianos, es trasladado a Sceaux en 1930, donde se constituye en el final de un largo eje que atraviesa el Octógono, el Canal de Seignelay y el óvalo central del Gran Canal. La Gran Cascada es recontruida en 1934 por Azema, que opta por una creación moderna decorada con mascarones de Rodin. En el entorno del estanque del Octógono sitúa dos grupos de ciervos en bronce de Gardet. Una de las creaciones modernas es un pequeño jardín cerrado junto a la Orangerie, organizado alrededor de un estanque circular y una fuente. Está rodeado de cuatro parterres cubiertos con plantas olorosas. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA: LAGARDERE, Genevieve, y ROUSSET-CHARNY, Gerard (2002), Le domaine de Sceaux, en Le jardin a la française, Revue de lart, Dijon, Editions Faton. DUPOUEY, Catherine (1996), Le parc de Sceaux, Saint-Herblain, JDG Publications.