Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

París – Isla de Francia. Saint-Cloud

El resultado de los jardines de Saint-Cloud es consecuencia tanto del lugar en que se sitúa, una superficie irregular con magníficas vistas sobre el Sena y la ciudad de Paris, como del hecho de ser fruto de la unión de un conjunto de propiedades diferentes. La obra se atribuye a Le Notre y su promotor fue Felipe de Orleans, el único hermano de Luis XIV. Pero no es hasta 1658, cuando Monsieur adquiere la propiedad al arzobispo de Paris, Jean-François de Gondi, que había hecho ordenar la parte alta de la colina dentro de un estilo italianizante, en el que destacaban numerosas esculturas y surtidores, una cascada y una gruta, que fueron destruidos en el siglo XVIII. Se sabe de la intervención en estas obras de Alexandre Francine. En 1659 el duque de Chartres adquiere la casa de Tillet y los terrenos que se extienden hacia el sur junto al Sena. En esta etapa se construye la Gran Cascada. Con posterioridad fueron anejados otros terrenos al fondo del valle y sobre la colina. En esta zona se construye el pabellón del Trianon y, sobre su eje, una serie de jardines en terrazas que desembocaban en el parterre de Venus. Hacia 1685 los jardines aparecen como un collage. En esta época Le Notre realiza un diseño de los jardines, que pretendía una ordenación monumental de la pendiente situada delante del palacio en su mismo eje. Este proyecto no se llevó a cabo, aunque trató de coordinar los distintos elementos existentes. En la parte superior del parque, detrás del palacio, se construyó una gran avenida dispuesta en terrazas ascendentes con avenidas perpendiculares más pequeñas, que finalizaban en una gran plaza circular. Tras la destrucción del antiguo palacio, el elemento más monumental de los jardines seguía siendo la Gran Cascada. Se trata de una obra de inspiración claramente italiana, tanto en su arquitectura como en su decoración iconográfica. Se compone de dos estructuras en piedra separadas por la avenida del Tillet: la cascada alta, construida sobre el diseño de Le Pautre entre 1660 y 1665, y la cascada baja realizada por Hardouin-Mansart entre 1698 y 1699. El programa iconográfico es el siguiente: en la parte alta puede verse la unión del Sena y el Marne, reconstrucción en piedra del grupo original esculpido en 1734 por Adam. A un lado y otro sobre la balaustrada se pueden ver el Hércules-Commodo y un Fauno, y Hércules y un Fauno bailando, que son copias de obras antiguas. En las aberturas de las arcadas se han colocado dos tritones sobre un delfín. En la parte baja de la cascada alta se han dispuesto a los lados los cuatro vientos: Bóreas, Zéfiro, Euro y Austro. Sobre la avenida del Tillet, en el nivel de la cascada baja, dos grupos en piedra representan a Pan y Syrinx, Perseo y Andrómeda. Ranas, delfines, monstruos marinos en piedra y máscaras de plomo completan la decoración. Entre 1972 y 1975 se colocaron a un lado y otro copias de obras antiguas. El agua brota en la parte superior, que posee un poderoso diseño arquitectónico, en el que destacan los dos grandes arcos, los surtidores y varias personificaciones acuáticas, para ir descendiendo en una cadena de agua sobre tazas y estanques, que se deposita en un primer estanque polilobulado, donde destacan las esculturas de las ranas y varios seres monstruosos. Finalmente el agua desemboca en otro gran estanque rectangular, que finaliza de forma circular. Próximo a la Gran Cascada se encuentra el Gran Surtidor, situado en un espacio abierto y rodeado por un bosquete verde. El surtidor se alza a 32 metros de altura. Detrás del estanque la fuente de Gros Bouillon está adornada con seis ninfas colocadas en el lugar entre 1978 y 1980. A un lado del jardín bajo hay unas esculturas que representan a Francia coronando el arte y la industria, obras de Elías Robert, y unos putti de Georges Diebolt. Estas obras provienen del coronamiento del Palacio de la Industria de la Primera Exposición Universal de Paris del año 1855. Los jardines cuentan con otros estanques y surtidores, como el estanque del pequeño surtidor con sus 24 surtidores de agua, así como otros dispuestos de forma aislada en ejes secundarios. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA: SICHET, Frederic (2002), Saint-Cloud, le parc inachevé, en Le jardin a la française, Dossiert de lart, Dijon, Editions Faton. SUEUR, Helene (1998), Saint-Cloud. Le domaine national, Paris, Caisse Nationale des Monuments Historiques et des Sites.