Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

París – Isla de Francia. André le Nôtre

Andre Le Notre perteneció a una familia de jardineros del rey. Su padre Jean Le Notre fue jardinero en las Tullerías a las órdenes de Claude Mollet, primer jardinero de Luis XIII, convirtiéndose en jardinero jefe del rey. Bajo su dirección se inicia Andre, trabajando tembién en las Tullerías. Su carrera de jardinero comienza en 1635 como primer jardinero de Monsieur, hermano del rey, en Luxemburgo. Con posterioridad trabajará en las Tullerías y en Fontainebleau, donde se dió a conocer. En 1656 Nicolás Fouquet le llama para trabajar en Vaux-Le-Vicomte, donde se encuentra con el pintor Le Brun y el arquitecto Le Vau. Tras ser detenido Fouquet, veinte días después de la inauguración de Vaux, realizada el 17 de agosto de 1661, Andre pasa al servicio del rey, trabajando en Versalles y en otras posesiones de personajes ligados a la corte: Meudon, Sain-Cloud, Sceaux y Chantilly. En 1679 realiza un viaje a Roma por encargo del rey con objeto de examinar la estatua ecuestre de Luis XIV proyectada por Bernini, y también con el mandato de elegir estatuas romanas que debían ser copiadas por los pensionistas de la Academia de Francia en Roma para decorar las posesiones reales. En 1700 muere Andre y es enterrado en la iglesia parisina de Saint Roch. Su tumba está adornada con un busto suyo obra de Coysevox, del que existe una copia moderna en la entrada del jardín de las Tullerías. En Chantilly hay otra escultura de Le Notre trabajando, hecha por Tony Noël hacia 1880. Estilo El nombre de Le Notre está indisolublemente unido a los jardines de estilo francés, aunque no pueda considerársele como el inventor de este tipo de jardines. Con anterioridad a él es necesario citar a Jacques Boyceau de la Baranderie (h. 1602- h.1633), intendente de los jardines del rey Luis XIII y autor del tratado Traité du jardinage selon les raisons de la nature et de lart, donde aparecen numerosos modelos de parterres bordados, sin simetría en los motivos, un pequeño estanque central, y dispuestos en terrazas abiertas por medio de avenidas diagonales, que tienen un efecto radiante. Con posterioridad nos encontramos con Andre Mollet y su padre Claude. Andre viajó por Europa antes de convertirse en jardinero del rey en las Tullerías y escribir su tratado Le jardin de plaisir, publicado en 1651. En esta obra explica que la perspectiva debe extenderse desde el parterre bordado a los parterres de césped, y después a los bosquetes de alrededor, donde ha de triunfar la naturaleza sobre el arte. Uno de los elementos estéticos más importantes es la incorporación de la perspectiva infinita. Le Notre empieza su trabajo como director de jardines en los años cincuenta en Vaux. Es allí donde puede desarrollar su trabajo con todos los medios necesarios, imponiendo su estilo: el eje central se extiende a lo lejos hasta la gruta, que prefigura Chantilly. A pesar de este frente la vista puede prolongarse de manera infinita hasta los campos y los bosques. El jardín propiamente dicho se desarrolla en varios niveles o terrazas, calculando los juegos de perspectiva, que cambian en función del lugar desde el que se divisa cada elemento del jardín. De este modo, aunque su estilo se caracteriza por la regularidad y la simetría, la variedad y la amplitud imponen su ley como verdaderos principios de la nueva estética barroca. Después de Vaux, Le Notre va a dirigir los jardines de Versalles, que van a concentrar la mirada de toda Europa. En este gran espacio la monarquía se manifiesta como espectáculo, a través de los espacios abiertos y cerrados, los bosquetes, las explanadas, las avenidas y los grandiosos estanques. Versalles será como la imagen de la monarquía estructurada por un pensamiento único. Así pues Le Notre en sus jardines se convierte en un gran estratega del espacio, dominando tanto las superficies llanas como las quebradas, los espacios abiertos y los cerrados, los ambientes soleados y los sombreados. Bibliografía recomendada: BARIDON, Michel (2002), Le style de Le Notre, en Le jardin a la française, Dossiert de lart, nº 89, Editions Faton, Dijon. GARNIER-PELLE, Nicole (2000), Andre Le Notre (1613-1700) un inconu célebre, en André Le Notre (1613-1700 et les jardins de Chantilly, Paris, SOMOGY éditions de lart. HAZLEHURST, F. H., Des jardins d illusion. Le genie d André Le Notre, SOMOGY, 2006.