Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

Munich. Jardín inglés

Iniciado en 1789 por Rumford, fue en gran medida construido por Friedrich Ludwig von Sckell (1750-1823), el primer arquitecto de jardines paisajistas de Alemania. Su intención en esta obra fue la de “expresar el carácter del genio alemán” concibiéndose tanto como un panteón para el regente bávaro como un espacio destinado al ocio y a la enseñanza del pueblo. Skell en su obra Contribución a la jardinería educativa (1818) afirmaba que el parque debía servir para el trato y la aproximación confiada y cordial de todos los estamentos, que se encuentran aquí en el seno de la bella naturaleza. Como seguidor de las teorías propugnadas en Inglaterra por Lancelot Brown y Hunphry Repton, buscaba la creación de escenas pintorescas en el jardín. En 1778 el príncipe elector Carlos Teodoro ordenó derribar las murallas de la ciudad de Münich y construir en la zona norte un gran jardín para el pueblo, lo que era una total novedad en Europa, encargando su diseño a Sckell, que va a tener la posibilidad de construir un gran jardín en un espacio no ocupado por anteriores construcciones, diseñando un conjunto paisajista unitario. La intervención de Sckell consistió en modelar el terreno de forma suave y con plantaciones de árboles en macizos que se alternaban con claros escalonados, vistas y perspectivas a lo largo de arroyos y zonas de matorral. La ciudad de Münich y el bosque de Hirschanger debÌan aparecer con frecuencia como cuadros pintorescos. Las obras se desarrollaron sobre una superficie de terreno de cinco kilómetros de longitud, lo que lo convierte en uno de los mayores parques de Europa.