Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

Londres. Chiswick

Chiswick House fue construida en las afueras de Londres hacia 1725 por Richard Boyle, tercer conde de Burlington (1695-1753). Boyle era arquitecto aficionado y promotor del palladianismo, que había estudiado y conocido directamente en sus viajes por Italia. Inspirándose en la villa Rotonda de Palladio, construye esta mansión londinense con planta cuadrada, pórtico saliente con seis columnas corintias y cúpula de planta octogonal, que se considera un verdadero programa de la nueva arquitectura sobria y desornamentada. No fue construida como vivienda sino como lugar de reunión de un grupo de artistas, que propugnaban la liberación de la sociedad del Antiguo Régimen y una vuelta a la naturaleza y a la libertad. El palacio, que ya no es el centro de las grandes perspectivas, está estrechamente ligado al jardín, en cuya construcción interviene inicialmente Burlington, aconsejado por el jardinero Charles Bridgeman, y con posterioridad uno de los grandes creadores del jardín paisajista, William Kent (1648-1748). A un lado de la fachada posterior del palacio surge la gran avenida finalizada en la pata de oca, junto a la cual se halla la Exedra. Independientemente de esta ordenación se han construido de forma autónoma otros elementos importantes del jardín, que le proporcionan la variedad buscada por los creadores del nuevo estilo de jardinería en oposición al jardín clasicista francés : el canal del Brenta con la cascada en un extremo y en el otro el Puente Palladiano, el Jardín Italiano y el Jardín de los Naranjos. La fachada posterior del palacio posee una amplia perspectiva, que finaliza en la exedra, donde se han situado estatuas de César, Pompeyo y Cicerón, procedentes posiblemente de la villa de Adriano en Tivoli, esfinges, leones y ánforas. A cada lado de la fachada principal se encuentran las efigies de los dos arquitectos más admirados de Burlington, Palladio e Iñigo Jones (1573-1652). La portada existente en el jardín procede de una casa que había pertenecido a este último arquitecto, que Burlington arrancó y compró para situarla en el jardín en el año 1738 como un elemento aislado más del decorado y como si fuera el resto de la ruina de un edificio. En la zona occidental de la casa se encuentra el canal de Brenta, que brota de una cascada. Se inspira en el río veneciano del mismo nombre, en el que se hallan numerosas villas palladianas. Además de la Cascada y del Puente Palladiano, se asoma al mismo la fachada trasera del Templo Jónico, que se refleja sobre el agua. Uno de los espacios más importantes es el Jardín de Naranjos, donde se hallan el Obelisco y el Templo Jónico, que es un modelo a escala reducida del Panteón de Roma, aunque también se inspira en el templo de la felicidad masónico representado en el libro Characteristics… de Shaftesbury. Por lo tanto estas construcciones dispuestas en el jardín como si constituyeran un museo arquitectónico al aire libre poseen además una simbología emblemática. Otros elementos italianizantes del jardín están formados por las perspectivas clásicas de la pata de oca, que finalizaban en construcciones, de las que hoy sólo queda la Columna Dórica, y el llamado Jardín Italiano con el invernadero de cristal y la crátera clásica, que fueron realizados ya en el siglo XIX. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA BUTTLAR, Adran von (1993), Jardines del clasicismo y el romanticismo. El jardín paisajista, Madrid, Nerea. STRONG, Roy (2000), The artist and the garden, New Haven and London, Yale University Press. QUEST-RITSON, Charles (2003), The English Garden. A social history, London, Penguin Books. WHITE, Roger (sin fecha), Chiswick house and gardens, English Heritage.