Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

Caserta. Palacio Real

Fue Carlos VII de Borbón, rey de Nápoles y Sicilia, el que encargó el proyecto del Palacio Real de Caserta y del gran jardín al arquitecto Luigi Vanvitelli. Las obras se iniciaron en 1752 y concluyeron en 1780. El proyecto constaba de una gran avenida de acceso, que finalizaba en una plazoleta elíptica y en la gran fachada del palacio, que tiene planta rectangular y cuatro grandes patios internos, y una segunda fachada posterior, que da a los jardines. El palacio posee una gran escalera monumental, una capilla palatina, el teatro de corte, los apartamentos de los reyes, la biblioteca palatina, y varios salones decorados con pinturas murales, esculturas, muebles de época y grandes lienzos, destacando el salón del trono, que tiene 36 metros de largo por 13,50 de ancho. Tras atravesar el palacio por la galería central se accede al jardín, que se extiende por 120 hectáreas a lo largo de una gran eje central de tres kilómetros, que conforma una gran perspectiva, a lo largo de la cual se disponen las fuentes y los estanques, que se nutren del agua de la cascada, situada en una colina al final de la perspectiva y conectada con el Acueducto Carolino. Es un jardín barroco de clara inspiración francesa. Todas las estatuas presentes en la sucesión de fuentes fueron realizadas por un grupo de escultores compuesto por Tommaso Solari, Andrea Violani, Gaetano Salomone, Angiolo Brunelli, Paolo Persico, Pietro Solari. Junto a la cascada y a la Fuente de Diana y Acteón se construyó a partir de 1786 el Jardín Inglés, que sigue modelos paisajistas y románticos. Su promotora fue la reina Maria Carolina de Austria, esposa del rey de Nápoles Fernando, hijo de Carlos y Maria Amalia de Sajonia, promotores a su vez del jardín barroco. Tiene un kilómetro de largo y 300 metros de ancho, con un superficie de 23 hectáreas. Su autor fue el jardinero y botánico inglés John Andrew Graefer con la ayuda en los proyectos arquitectónicos de Carlo Vanvitelli. Sus espacios más sugerentes son el Criptopórtico, el Baño de Venus, el Lago de los Cisnes, el Templo Romano y el Casino, donde vivió el autor del jardín. El diseño del jardín se estructura en torno a un lago artificial, dentro del cual hay dos islas unidas por un puente. Bibliografía Gianluigi GUIOTTO, El Palacio Real de Caserta, Lecce, Capone Editore, 2010. Laura CARNEVALLI, Il complesso vanvitelliano di Caserta. Studi ed esperienze di recerca. Roma, Edizioni Kappa, 2004