Menú

Historia del jardín

La naturaleza al servicio del arte

Bagnaia. Villa Lante

Bagnaia, Italia

Fue construido por Vignola para el obispo de Viterbo Giovan Francesco Gambara a partir de 1566, acabándose a finales del siglo XVI, cuando era propietario del jardín el cardenal Alessandro Montalto. En 1656 la familia Lante adquirió la propiedad, adoptando su nombre a partir de entonces.

El jardín está organizado en dos zonas: un jardín ornamental a la izquierda y un extenso bosque a la derecha dotado de caminos de trazado irregular, pequeños edificios, fuentes y un laberinto. El jardín ornamental es un típico jardín a la italiana con un gran eje central axial, que parte de la calle principal de la población de Bagnaia, en cuyo inicio se ha situado una puerta en forma de arco de triunfo de un solo vano, y organiza las distintas terrazas superpuestas, que se salvan por medio de escalinatas y balaustradas.

La principal novedad reside en que el palacio no está constituido por una sola construcción masiva, sino que está dividido en dos edificaciones dispuestas a los lados del eje central. El primer sector de este jardín ornamental está constituido por un jardín llano con cuadros reticulados de parterres bordados y una gran fuente en el centro, formada por cuatro jóvenes desnudos que soportan el escudo de los Montalto.

A su alrededor hay cuatro estanques cuadrados con barquitos, en los que navegan una serie de figuras de piedra con arcabuces, que disparaban agua con gran estrépito. A continuación el jardín se desarrolla en varias terrazas, en el centro de las cuales se ubican los principales componentes, salvo en el primer sector, donde los dos pabellones se sitúan a ambos lados de un parterre central con escaleras laterales.

Los pabellones son edificios de planta cuadrada con dos pisos: una planta baja en forma de pórtico, cuyos techos están adornados con frescos manieristas y con vistas de jardines, y una planta noble. En la continuación del eje se siguen disponiendo los siguientes elementos por este orden: la Fuente de las Luces, la Mesa del Cardenal, la Fuente de los Gigantes, la Fuente de los Vasos, y la Fuente del Diluvio, que posee a ambos lados dos pabellones abiertos con un frente inspirado en la capilla Pazzi, donde campean los escudos del cardenal Gambara con las langostas de su nombre. La Fuente de las Luces tiene forma semicircular con distintos niveles adornados con lamparillas.

La Mesa del Cardenal es una larga mesa de piedra con un canal de agua en el centro, donde se refrescaban las botellas de vino del cardenal.

La Fuente de los Gigantes está formada por una cascada de agua con dos grandes esculturas recostadas, que son personificaciones de ríos. Esta fuente de los ríos junto con la Escalera de Agua, situada en la terraza siguiente y formada por una cascada de piedra de volutas encadenadas, constituyen dos de los elementos más característicos introducidos por Vignola en el jardín italiano, cuya influencia en la jardinería europea va a ser muy importante. Ambos elementos volverá a utilizarlos en los Jardines del Palacio Farnese de la población de Caprarola.

La Fuente de los Vasos es una típica fuente renacentista de tazas circulares superpuestas, adornadas con máscaras, delfines y vasos, que funcionan como surtidores. La última de las fuentes, ubicada como cierre de la perspectiva en la zona más alta del jardín ornamental es la Fuente del Diluvio, construida de forma naturalista: una gruta con rocas recubiertas de helechos, que supuran agua, que se vierte en un estanque.

Delante de la fuente y entre los dos pabellones laterales una hilera de columnas dispuestas en torno a una superficie rectangular señala el espacio de una construcción inacabada, que estuvo originalmente proyectada, como puede verse en grabados y en perspectivas de comienzos del siglo XVII.

Una de las fuentes más monumentales fue construida fuera del jardín ornamental, que estuvo completamente cerrado por un alto muro. Una puerta lateral en forma arco de triunfo de tres vanos, que es por donde se accede en la actualidad a los jardines, conduce a la Fuente de Pegaso, formada por un gran estanque circular, en el centro del cual se halla Pegaso sobre una montaña de rocas y rodeado por cuatro putis alados soplando trompetas.

Un alto muro de piedra, adornado con monumentales cariátides estipitescas, de cuyas bocas brota el agua desde una gran altura al estanque, sirve de contención al fuerte desnivel del terreno.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA
  • ACKERMAN, James S. (1997), La villa Forma e ideología de la casa de campo, Madrid, Akal.
  • ENGE, Torsten Olaf y SCHRÖER, Carl Friedrich, (1992), Arquitectura de jardines en Europa 1450-1800. Desde los jardines de las villas del Renacimiento italiano hasta los jardines ingleses, Colonia, Benedikt Taschen.
  • FARIELLO, Francesco (2000), La arquitectura de los jardines, Madrid, Celeste.
  • HANSMANN, Wilfried (1989), Jardines del Renacimiento y el Barroco, Madrid, Nerea.
  • KLUCKERT, Ehrenfried (2000), Grandes jardines de Europa. De la Antigüedad hasta nuestros días, Colonia, Könemann.
  • MASO, Bernardo B. dal (1978), The Villa DEste at Tivoli, Florence, Bonechi Edizioni.
  • NUVOLARI, Francesco (1992), Il giardino storico allitaliana, Atti del convegno, Milano, Electa.
  • PÁEZ DE LA CADENA, Francisco (1998), Historia de los estilos en Jardinería, Madrid, Istmo.